Bien pagao (Internet, el túnel del tiempo)

blog512

La gran telaraña, puente entre nostalgias

Cuando decidí abrir este blog sobre mis recuerdos, solo trataba de hacer más accesible a mi familia algunas cosas que ya tenía escritas e ir añadiendo las nuevas que se me fueran ocurriendo. No descartaba que accidentalmente pudiera leerlo alguna persona que hubiera coincidido conmigo en los lugares y tiempos a que aludían mis escritos. Pasaron bastantes semanas sin evidencia de que algún contemporáneo, aludido o no en los escritos, hubiera encontrado mi blog a través del hilo conductor de los buscadores. Un buen día los nietos de Rouco el zapatero de Villablino se emocionaron al leer que yo recordaba a su abuelo y lo comentaron en el blog. A partir de aquí, no sé si por un efecto boca a boca o porque el tema había madurado, empezaron a surgir comentarios que de una u otra forma han animado mi experiencia de blogero. Voy a referir algunos de los que me han llegado especialmente y que me parecen ilustrativos de cómo funciona el mecanismo de recordar y la necesidad que casi todos tenemos de indagar sobre cosas pasadas. Como el entusiasmo de Gregorio Campelo cuando algo de lo que digo desencadena sus propios recuerdos y comenta “Dios¡¡¡, qué recuerdos; el olor a pino recién cortado en la carpintería de Gómez. Parece que lo estoy viendo y escuchando su nerviosa y atropellada conversación” o “Perfecta la descripción de Horacio. …… parece que lo estoy viendo” o “…. Rouco. Muy buena gente. Allí compraba yo las gomas y la badana, para hacer los tiradores“, así como precisiones sobre nombres y lugares que le agradezco y sus ganas de que haya más coetáneos que “salgan a la palestra” con sus comentarios para enriquecer los recuerdos apuntados y que entre todos los hacemos comunes. Otros me corrigen como Higinio Díaz, con buena vista y mejor memoria que yo, que duda que esté en lo cierto al situar una foto mía de escolar en la Academia Carrasconte “¿Seguro que la fotografía no es en el Instituto Laboral? Yo tengo una igual, la misma máquina, el mismo microscopio pero distinto fondo. Asistí al I.L. de 1953 a 1957” y que seguro está en lo cierto. En cambio, me tranquiliza cuando confirma que no estaba yo fabulando cuando hablaba de una imprenta en el Instituto Laboral “Si la recuerdo. El tipógrafo se llamaba Félix y acabó montando su propia imprenta en Villablino. También a mí me mandaba alguna vez colocar los tipos en su correspondiente casillero y colocar y retirar papel tal como tu cuentas” lo que le agradezco. Pili Cuadrado de la minúscula Librería Cuadrado estratégicamente ubicada en el camino a la Academia Carrasconte donde tantos cromos, cuadernos y estilográficas me proporcionó a lo largo de los años, que con cierta nostalgia dice “… haberte decidido a compartir tus recuerdos con todos. Has logrado rememorar aquellos años en los que incluso con dificultades todo era bonito y fácil ……” o recordando a Piti comenta “… era particular, muy vital, era como se dice aquí en Bilbao, el perejil de todas las salsas. Una persona entrañable. Sabes? le gustaba mucho leer El Capitán Trueno“, redondeando al personaje que yo esbozaba y que parece conocía muy bien, incluso su “vicio” de leer tebeos. A veces no son los aludidos los que conectan con el blog sino que son sus nietos como fue el caso de Julio Montero, compañero de pasos perdidos por Villablino y jugador de Laciana FC, que le informan de que había una foto suya en Internet lo que motiva un intercambio interesante de comentarios sobre lo que vivimos hace muchos años. También he sabido de familiares lejanos como Raquel de la Calzada de Sosas del Cumbral, que recuerda cosas que yo menciono y las amplía “….. palabras olvidadas, como la de ‘esponchao’, el miedo que se pasaba por el camino para ir a coger el rápido, yo recuerdo la cabra youca (lechuza) haciendo ajagüeiros, el pasar por Porquin siempre con historias de lobos, lo de colgarse en el potro para dar la voltereta, …….” y con la que debí coincidir en el pueblo con escasos años de diferencia. El comentario emocionado de Ángela, hija de Piti al que se refiere como “un pequeño gran hombre“. Ismael de Pedro recuerda a su maestro Piti “…….en su época de entrenador del equipo de Laciana C.F. yo fui discípulo suyo, no se me olvidará nunca, lo de la táctica del acordeón, ‘que tenemos el balón, todos al ataque, que el balón lo tiene el contrario, todos a defender’, tengo muy buen recuerdo suyo, una persona noble donde las haya…..”. Y ¿qué decir del chute de moral de mi “club de fans de Pérez Vega” que se confiesan impacientes de que llegue el viernes para leer el post semanal?, que aunque no fuera talmente así el subidón no hay quien me lo quite. Indescriptible la emoción de saber que mi viejo profesor don Calixto lee mis escritos y se acuerda de mi y cómo de chavales, él en Babia y yo en Omaña con algunos años de diferencia, gastábamos el ocio pastoril construyendo a navaja parecidos inventos aunque él se ayudaba de ciertos conocimientos mágicos ” …. sal, sal mi gaitina sal, que t’ey de dar una arroba de sal y otra de pimiento para tú guisar, sal, sal….” que le situaban en su faceta de fabricante de artilugios en la misma situación de preeminencia que cuando me enseñaba Química o Matemáticas en la Academia Carrasconte. ¿Y qué decir de los consejos de Costa para que no se grillen las patatas “El momento de dar la vuelta a las patatas ……. era el menguante de marzo …. pero en Babia he de esperar al mes de Abril……”? Magnífico. Por todos estos comentarios y los otros que no menciono, me siento como en la copla más que “bien pagao“. Los hilos de la gran telaraña que Google y otros buscadores ayudan a recorrer cada vez que alguien busca recuerdos y añoranzas de tiempos pasados o noticia de personas queridas, hacen el milagro de encontrar mis escritos. Los buscadores caen en la trampa de etiquetas como “Recuerdos de Villablino” o “Historias de Omaña” o “Academia Carrasconte” o “Cosas de Roa de Duero” y al otro extremo del hilo sus nostalgias se encuentran con las mías que disparan los recuerdos. Como decía mi abuela “siempre hay un roto para un descosido” aludiendo a que por muy extraña que sea una persona siempre habrá otra que congeniará con ella; si a un lado del hilo hay alguien con necesidad de contar algo, al otro lado casi siempre habrá quien desea leer algo en la misma onda. Internet hace de casamentero sin reparar en distancias ni en tiempos. No hay nada como ser viejo para regodearse con estos juegos nostálgicos que no llevan a ninguna parte pero que rejuvenecen el espíritu durante unos instantes. ¿Llegarán al blog algún día comentarios de Herminia la “Philips, mejores no hay” o Katy o Manoloel Babiano” o Parrilla?. Quién sabe, solo es cuestión de que ellos o sus nietos se acerquen a la gran telaraña que terminará uniéndolo todo. A una parte de mis contemporáneos la gran telaraña les intimida, mientras a otros nos hace osados y desinhibidos. !Ánimo vejestorios, compañeros de entonces, haced caso a Gregorio Campelo y “salid a la palestra“¡

Imagen tomada de: abcblogs.abc.es

EGªCalzada
Autor: Emilio García de la Calzada

Anuncios

11 pensamientos en “Bien pagao (Internet, el túnel del tiempo)

  1. Soy de Madrid, y encontré estas pàginas por casualidad, buscando el significado de “Tiravete”, y me salió “Lembranza”. Leí “Ultimos años en Roa” y ahora el tuyo de “Bien Pagao”. y me gusta. Llevo años intentando hacer esto, poner mis recuerdos e intentar conectar con los amigos de la infancia y la juventud. Realmente no me llevo bien con el ordenador y no se como hacer, para que esto llegue alos demás, aunque tengosubidas en You tube varios videos .Si alguien tiene interes en verlos buscar Atahualpinka. muchas gracias y seguire leyendo vuestras historias. Un saludo

  2. No es una entrada como las demas aunque esta bien escrita. Para estos greetings especiales solo decir que hubiera estado fenomenal mas puntos y aparte y que es “deshinibidos”.

  3. ¡
    Cuánto mayores somos más nos gusta entrar en los juegos nostálgicos que nos llevan a tiempos pasados¡. Qué suerte hemos tenido contigo que nos has tendido esta “trampa” .Disfruto mucho leyendo tus escritos y rememorando cuánto me sugieren. Me encanta tu estilo literario.

  4. Aunque no tengas comentarios, sí te leemos y seguro que se dará esa unión que sin duda producirán tus relatos plagados de recuerdos. No tienen precio – son impagables.

  5. Llevo mucho tiempo dandole vueltas a escribir un tema parecido al tuyo. Me encanta y me trae muchos recuerdos, que no duso que algun dia, gracias a ti lo ponga en marcha. ¡¡ANIMO Y GRACIAS!! Un saludo

  6. Hola Emilio:
    Comencé a leer tu blog hace poco tiempo. Había leído tu relato de D Gildo y D Verivaldo en el “Foro de Villager”, gracias a Benjamín, un forero que lo había colgado en una de sus intervenciones. Tiempo después, otro forero, nos reveló tu dirección y entonces fue cuando de verdad empecé a degustar tus historias de antaño.
    Primero leí el inicio y tu biografía, pero en vez de seguir el orden que habías establecido, me fuí directamente a los relatos de Villablino. Está claro que lo hice por cercanía. Estos reletos forman parte de mis recuerdos reales e imaginarios, de mis vivencias y de sucesos cotidianos e irrelevantes que el paso del tiempo transformó en leyendas.
    Ese es el motivo por el que soy uno de tus últimos admiradores. De todas formas, según vaya leyendo iré haciendo comentarios. Espero que sigas deleitándonos con tus escritos llenos de alegría y sentido del humor.
    Un saludo.

    • Hola Eulogio. No soy consciente de haber marcado un orden en los post, aunque sí los he agrupado por escenarios y temas. Pero cualquier orden es válido.
      Te estás convirtiendo en uno de los comentaristas más activos, lo que te agradezco. Un saludo.

  7. Hola Emilio. Soy “Manolito” Pol Vega y hace ya creo que 2 años que descubrí tu LEMBRANZA: ese día no pude dormir..; hoy he visto en el Nº60 ,p2 de “la Montaña Leonesa” mi nombre en la lista de Bachilleres Superiores de la “cosecha” del 62 , junto a Costa, Emilia, Agustín, Loli, Lina , Armando, Avelino..y me he vuelto a emocionar;(un recuerdo para Emilita y su maravilloso padre D. Eloy del Potro)
    No tengo una grandísima memoria pero sí algunos recuerdos nítidos y casi fotográficos. Las clases con D.Calixto y Costa las viví en primera persona y también estaba presente el día del famoso problema del cruce de trenes..
    Por cierto, Emilio, creo que no mencionas nunca a D.Cándido ,Director en 55-56? ; yo nunca he olvidado sus mapas en la pizarra con tizas de colores; se fué a Asturias como Director de Coca-Cola..
    Un fuerte abrazo , también especialmente para Costa y Calixto ( “el más bello”, como explicaba él..),a quienes ví en Cacabelos hace algunos años y me alegro que los hayas encontrado tan bien en La Majúa

    Manolo Pol

    • Hola Manolo Pol. Comentarios como el tuyo son los que me llevan a afirmar que me siento “bien pagado” por haberme decidido a escribir este blog. Estos reencuentros virtuales me emocionan. Quizá sea la edad.
      A pesar de haberlo intentado no consigo recordar el episodio de los trenes que se cruzan y que me parece insinúas fue algo singular. Te agradecería me lo aclararas.
      Tienes razón que no he mencionado a don Cándido, al que cuerdo perfectamente. Y puede ser porque era una persona, así lo percibía yo al menos, normal que no arrastraba consigo ningún tipo de excentricidad o rasgo peculiar. Igual que la señorita Carmina, de francés, que también me parecía normal y que recuerdo también.
      Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s