Sensación de vergüenza (sufridos colchones)

Caldera de cobre sobre la trébede y colgada de las pregancias.

Caldera de cobre sobre la trébede y colgada de las pregancias.

Supongo que dejé de mearme en los pañales o los calzoncillos a la misma edad que los demás chavales, pero seguí haciéndolo de vez en cuando en la cama hasta los seis o siete años. Dependía de lo que soñase cada noche y si en el transcurso de la acción que se desarrollaba en el sueño se me ocurría mear o había escenas, como una fuente, con sonido de agua cayendo en forma de chorro. Supongo que el subconsciente me jugaba malas pasadas intercalando en el sueño estas secuencias obedeciendo a un llenado real de mi vejiga. Me despertaba con el calorcillo y cuando la humedad del pis me dejaba empapados el culo y los muslos. Cuando en Vegarienza dormía acompañado por un primo o un hermano, era difícil distinguir quién era el culpable de la meada, pues los dos terminábamos empapados y ambos jurábamos que no habíamos sido, con la esperanza de que el otro también estuviera soñando algo parecido y hubiera sido el causante del percance.

La consecuencia era que al día siguiente mi colchón aparecía en el balcón que daba a la carretera oreándose y luciendo un hermoso rodal amarillento, uno más, y yo era objeto de la burla cruel de los demás chavales de la casa con la consiguiente vergüenza, casi insuperable, y la autoestima por los suelos. Tan frecuentes eran estos accidentes que no se sí alguien ajeno a la casa, viendo el colchón ventilándose tan a menudo en el balcón al pasar por la carretera, fue capaz de distinguir a que infante correspondía cada rodal en la tela del colchón. A mí nunca me dijeron nada en este sentido, pero si era una de mis preocupaciones que en el pueblo supieran que yo era un meón. Aquella falta de habilidad para disociar lo que sucedía en el sueño y mis esfínteres urinarios, fue causa de muchas malas noches. Nada más despertarme meado, me quitaba el pijama colgándolo de los pies de la cama y con el culo al aire iba calentando las partes del colchón que estaban húmedas hasta que se secaban o me quedaba dormido.

Cada meada era un rodal amarillento en la tela del colchón y producía el consiguiente apelmazamiento en la lana de su interior, de forma que a medida que pasaba el tiempo aumentaba la sensación de estar acostado sobre un saco lleno de patatas. Y el único remedio a tanto rodal y apelmazamiento era lavar la lana y la tela, cosa que se hacía en la huerta y a la vista de todos, con lo que volvía a desfilar por delante de los que quisieran verlo la cosecha completa de tus incontinencias. Un rodal, una meada. Otro rodal, otra meada. Total, que pasabas de nuevo todas las vergüenzas diarias en una sola dosis. Solo cabía rezar para que la abuela madrugase y la tela de tu colchón fuera descosida y metida en el río antes que la nube de curiosos ociosos, éramos muchos por allí, aparecieran por la huerta a reírse de tus desdichas. Yo aprovechaba cuando estaba a solas con mi abuela prometiéndole muy zalameramente que la ayudaría mucho el día que decidiera dedicarse a poner orden en mi colchón.

A la mañana siguiente a que ella me anunciara que había llegado el día de borrar mis pecados nocturnos, la esperaba temprano a la puerta de su habitación y la seguía en sus primeros trajines por la cocina para que no se olvidase de que urgía lo de mi colchón y respiraba aliviado cuando me enviaba al desván a por los palos de varear lana. Me mostraba especialmente servicial para ayudar a la abuela a acarrear desde la cocina vieja la caldera de cobre con las trébedes de hierro sobre las que se asentaría encima del fuego y acarreando leña con la que hacer una hoguera. Mientras mi abuela descosía la tela del colchón yo me apresuraba a llenar la caldera con agua del río y achismaba la lumbre para que el agua se calentara rápido. Cuando estaba bien caliente se echaba la lana que presentaba un color rubio de tantas noches incontinentes y se removía con unos palos para ablandarla y eliminar los orines y olores añejos. La lana se ponía a secar al sol y cuando ya estaba seca se colocaba extendida sobre una lona donde la abuela la vareaba a dos manos con las varas flexibles de avellano hasta quedar totalmente suelta por efecto de los varazos simultáneos. Si la abuela descansaba un instante, yo me apresuraba a coger las varas e imitaba su golpeo hasta que ella se desesperaba por lo mal que lo hacía y viendo como desperdigaba los copos de lana, me cogía las varas diciéndome con mal disimulada paciencia “Mira, hay que darle así, ‘a modo‘ “, mientras reiniciaba el vareo que dejaba la lana tan esponjosa que era difícil creer que fuera la misma que había sido asolada por tanta meada. La abuela había tenido tiempo de repasar la tela recién lavada del colchón y yo la ayudaba a rellenar aquel enorme saco con la lana, que a duras penas cabía de tanto como había esponchado (esponjado). La última operación que hacía mi abuela era pasar de lado a lado con unas enormes agujas colchoneras unas cintas por los ojales de la funda del colchón, para que la lana no se desplazara de su sitio. El colchón reconstruido parecía uno de muelles de los de hoy en día y al acostarse en él se tenía la sensación de hacerlo sobre una nube.

Durante todo el proceso de recocido y vareado de la lana me juraba una y mil veces no volverme a mear o que, si no, me la cortaría. Esto no sucedió, lo de dejar de mearme quiero decir, hasta que fui capaz mientras dormía de tener una parte del cerebro vigilante para ordenar a la vejiga no darse por aludida cada vez que mi personaje en el sueño le daba por mear en un árbol. Supongo que esto es madurar. Desde entonces, cual converso, empecé a preocuparme de las meadas de los demás y de estar al tanto de cuando la abuela vareaba colchones ajenos, para hacerle la cuenta de rodales a cada cual.

No sabía yo entonces que la vida discurre, con escasos paréntesis, en una secuencia de incontinencias o descontroles. Con mayor o menor fortuna, a las meadas nocturnas siguen la eyaculación precoz, la “mingición súbita ya en la edad tardía y alguna que otra incontinencia alimentaria, alcohólica, lúdica o religiosa. A mi últimamente me aqueja la incontinencia verbal, en su versión escrita. Pido disculpas por ello. Y, lo que es peor, ya no tengo abuela que me ayude a varear “a modo” los destrozos de mi desgobierno.

(Seguramente, las cosas sucedieron casi tal como las recuerdo. De las sensaciones no tengo duda.)

Imagen tomada de: manolo-eleremita.blogspot.com

EGªCalzada
Autor: Emilio García de la Calzada

8 pensamientos en “Sensación de vergüenza (sufridos colchones)

  1. Hola Emilio:
    ¡Bendita incontinencia verbal la tuya que durante este último año nos ha dado tanto! Nos hemos reído y emocionado; y hemos viajado en primera clase y en primera fila a nuestro pasado .Debe ser contagiosa porque a mí me ha aquejado una forma de incontinencia pictórica que ha derivado en la creación de un blog de Pintura: ” http://gomezordas.com/ “ del que te nombro padrino de honor, dado que tú has sido, sin pretenderlo, su impulsor moral .
    Como te prometí con entusiasmo aquel enero del 2013, hablando de tu blog, se lo dije a todo el mundo…y lo sigo haciendo, porque ese mundo se hace cada vez más grande .Por esa promoción te pido ahora la comisión: hacer partícipes de mi blog a tus lectores.
    Un abrazo para ti y para ellos.Espero que les guste.

    • Hola Carmen. Te agradezco el comentario a un post que por ser algo marrano, dudé si publicar y si alguien lo leería. Estos contagios a que aludes creo que son positivos y me alegro de haber contribuido a que te animes a publicar tus bonitos cuadros. Gracias por el padrinazgo y dime donde envío los caramelos o los puros.
      También te agradezco el entusiasmo de que haces gala como presidenta de mi “club de fans de Pérez Vega”, ahí es nada.
      Incluiré en mi blog la sección de blogs que sigo entre los que estará el tuyo. Un abrazo.

  2. No te contengas, no te disculpes, expláyate. Hay tanta ternura en tus escritos, tanta nostalgia contenida que se desborda para retrotraernos a momentos vividos con nuestras madres y nuestras abuelas…
    Carmen, ya tienes una admiradora.
    Saludos cordiales.

  3. No tienes porqué pedir disculpas, pues creo que eso nos ocurrió a más de uno. pero no tenemos el valor como tú de decirlo. Recuerdo el vareado de la lana, pues en Tetuan de las Victorias, en Madrid, mi barrio. iba un hombre con las varas y casi todos los vecinos sacaban sus lanas para varearlas. Me gustaba ver como lo hacía igual que el “paragüero ,lañador” que arreglaba las cacerolas. Oficios que murieron, pero que nos traen muchos recuerdos. Un saludo

    • Juan Antonio, las disculpas en realidad debí pedírselas al colchón. A los que me leéis si os compadezco cada vez que leéis alguna cosa que al releerla yo no termina de convencerme, pero supongo que vosotros mismos actuaréis en consecuencia. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s