Jirones XXI. Reválida y viaje de fin de curso

Autor: FEDE GARCÍA 14 de Diciembre de 2019

Título de Bachhiller Laboral Elemental

Título de Bachiller Laboral Elemental

QUINTO CURSO. REVALIDA, VIAJE FIN DE CURSO Y TITULO BACHILLER ELEMENTAL.

… y, una vez más, se acercaba el mes de mayo de 1964 en el Instituto, tras una primavera acelerada, atreviéndose a alcanzar el mes de Junio a marchas forzadas… en los prados tendidos a los pies del Cuetonidio, atacado por las aguas del Sil, camino de Rabanal de Abajo y de Las Rozas, tras discurrir desde Rioscuro, con energía de baja potencia pero todavía poderosa que, seseaba entre las pozas de baño común de los guajes de las Colominas y de Villablino –no todos, ni todas, bañándose casi siempre a la descubierta, es decir – con la ropa a salvo – no fuera a ser que se mojara y descubrieran en casa, que ¿algunos…? habían hecho pira, sobre todo, determinadas tardes propicias.

Estos baños de ocasión lo eran, bajo vigilancia preventiva de algún compa, que no sabía nadar, sentado en el peñasco de la Concha, con la mirada fija en el Puente de Hierro, y el discurrir añadido del tren-carbonero de humaradas café con leche y silbidos en si-sostenido, procedente de los cargaderos en Villaseca con carbones de antracita y hulla, camino de Ponferrada…

Esas tardes- en remojo apresurado y culposo – con apuestas a pulso de quien se tiraba a la poza desde lo más alto, o sobre quién hacía la pirueta más complicada en el salto, escondía en el fondo todo un barullo de tensiones no resueltas derivadas de las preocupaciones que provocaba – pensar quizá, en no superar la Reválida de Quinto – Reválida, de la que dependía conseguir el Título de Bachiller Elemental (Cinco años) de estudios reglados a golpe siempre de exámenes mensuales, trimestrales, y de final de curso, más la Reválida en Quinto como postre, que de superarla, suponía, poder continuar los estudios – dos años más – para poder acceder a una nueva Reválida que permitiera obtener el Título de Bachiller Laboral Superior. Total SIETE años de pruebas de carácter formativo, disuasorio y decisorio, pasando de la niñez expresa – 10 años – a los 17, con una pre y pos adolescencia empaquetada y resuelta sin anestesia ni contemplación alguna.

Las dudas eran irracionales. Las tensiones obligadas, porque nadie nos preparaba para el supuesto de SUSPENDER. El SUSPENSO era una condena, tanto en el grupo más cercano en las clases, como en los domicilios comunes, donde el cuadernillo de notas, era irremediablemente escrutado, analizado y sometido a un régimen de control disciplinario en su grado más insoportable a base de interrogatorios, sin derecho a cláusula de réplica justificativa que suavizara el nivel de condena a aplicar por uno o varios suspensos, o de faltas a clase sin justificar, o de mal comportamiento, por ejemplo. Las sentencias eran inapelables: Castigado por suspender: Religión, o Mates, o Cultura Industrial: No hay cine el domingo en el Muxiven … Había también castigos menos superables: Manojo de ortigas por las piernas al aire, porque los pantalones largos, habían quedada en el armario para el Invierno próximo… No era el caso de Fede “el Rubiajo”. Si fue el caso de otros compañeros.

Lo cierto, además, es que el día 13 de junio de 1964, la reválida de Fede, se dio por superada con la calificación de APROBADO en el Instituto de Segunda Enseñanza “OBISPO ARGUELLES” en Villablino, certificándose los estudios de Bachillerato Laboral Elemental. El título de B.L.E. fue expedido el día 2 de abril de 1969 por el Rector de la Universidad de Oviedo en el número de folio 20 – con el número 732-

No fue fácil, superar una a una, las pruebas efectivas a fin de conseguir lo que nos parecía imposible, tanto en los exámenes escritos, como en los verbales – que los sentíamos como verdaderos suplicios. Añadamos a ello que las pruebas prácticas, en las actividades de Mecánica, Electricidad y Carpintería, casi siempre había que superarlas en comandita, es decir: en grupo con otros compas elegidos o impuestos a dedo.

Por ejemplo: No está de más, comentar ante qué tipo de problemas había que enfrentarse a fin de poder demostrar las capacidades y conocimientos suficientes y necesarios para superar unos exámenes, mil veces temidos, a fin de alcanzar, por lo menos, un ansiado APROBADO.

EJEMPLO:

       “Problema de POTENCIA ABSORBIDA EN EL TORNEADO”  
A saber: Sobre un torno se mecaniza una pieza de acero cuya resistencia es R= 60 kg/mm2, utilizando un avance de o,5 mm y una profundidad de pasada de 5 mm, con una velocidad de corte de 30 m/min. Sabiendo que el rendimiento de la máquina se estima en 0,7, CALCULAR:
1.- La presión ejercida, por mm2 de sección de viruta…
2.- Las fuerzas F1, F3, y F2, que actúan sobre la cuchilla…
3.- La potencia de corte…
4,- La potencia consumida por el motor

Y la solución había de ser, clara, concreta, concisa y, por supuesto, sin chuleta de mano clandestina.

Efectivamente: para unos adolescentes embravecidos de entre 14,15, 16 años, no superar ésta y otras pruebas similares, podían causar daños irreparables a corto plazo, de muy difícil superación, porque el futuro inmediato quedaría condicionado, reconduciendo al suspendido probablemente, hacia las mismas actividades que sus padres en la misma mina, galería o rampla que ellos en la omnipresente M.S.P.

SANTIAGO DE COMPOSTELA: UNA CAFETERA VOLADORA.

Anexo a esas realidades también había sobre la mesa otras preocupaciones que debían de iluminar el futuro inmediato… entre ellas: El Viaje de Estudios. Viaje de Estudios programado preventivamente desde la Secretaría del Centro “Obispo Arguelles”, que debía de ser autofinanciado – por supuesto – a través de las aportaciones económicas derivadas de la venta de participaciones adheridas a un número indeterminado de la Lotería Nacional, con un premio al ganador de escaso valor. Cada compa, cada alumno de “Quinto”, era titular, por asignación directa, de un talonario de participaciones que una a una, debía de ser colocada al primero o primera que se pusiera por delante – normalmente la familia y allegados -También, se intentaban colocar las dichas participaciones a la salida de misa los domingos, sobre todo si había boda o bautizo… El éxito, nunca fue espectacular en tal peregrino negocio de necesidad sustantiva por imperativo delegado. Debido a ello, de modo habitual, para no quedar mal – la familia asumía – casi, en su totalidad las participaciones asignadas…

Además, para enredar y nublar aún más el panorama, corría – vía Radio Macuto – el bulo de que: si no se aprobaba la Reválida de Quinto, quedabas excluido del Viaje de Fin de Curso. Temor redundante, siempre presente, que condicionaba de modo poderoso las perspectivas y posibilidad real de quedar en ridículo – por poder suspender y por no acompañar a los “compas”- en un viaje de prometedoras perspectivas…

Tal viaje se llevó a cabo. Las dudas se esfumaron. Un Autobús de Alsa nos condujo de Villablino a Santiago de Compostela, ida y vuelta. El viaje fue grupal – participó todo el curso de Quinto– al margen de los resultados en los exámenes. Iba dirigido por el Director del Insti, y el profe de Tecnología. Los preparativos previos para tal viaje, sonrojaban a unos ya – crecidos adolescentes- con sombras bajo la nariz y apuntes de patillas tiznadas: la ropa de repuesto, el calzado, la merienda, la bota de vino, la cantimplora, la mochila, los útiles de aseo. Una especie de locura que jamás llegó al grado de Histeria Colectiva Familiar, pero, casi…

El viaje fue como una especie de traslado al más allá. Comenzó y continuó con varias horas de traqueteo incesante, por unas carreteras embreadas a base de brea hervida y dispensada a mano con cubos humeantes, más la grava oportuna de grano medio aventada con rastrillo de mango de avellano curado. Tales traqueteos y chirridos mecánicos del autobús, se reproducían cada vez que el conductor trataba de esquivar uno de las decenas de baches sembrados en la carretera al tun- tun, no eran suficientes para amilanar en modo alguno al colectivo de “Quinto” en un proceso de emancipación temporal-colectiva vigilada.

Los cánticos resultaban obligados – sobre todo – de los compas que no iban al lado de las ventanillas. Eran a duras penas, los intentos de camuflar el cansancio derivado de ir acomplejados bajo la autoridad tácitamente aceptada por todos de la que eran titulares los responsables de la expedición: ¡Los DOS PROFES!

No hay duda alguna de que ayudaba a despenalizar las situaciones tensas – el ¡pásame la Bota – guaje…! Bota de piel oscura bruñida y corbata de color rojo, en sus versiones de : Vino peleón; vino con sifón; vino con añadido alcohólico sin determinar, circulaba por el pasillo del Autobús volando de mano en mano, puesta a prueba por estrujones manuales sin reparos, a fin de ser premiados con el derecho a beber en trago libre al aire, sin hacer gorgoritos, desde la más imprudente altura y no atragantarse en el intento. Todo ello, como rúbrica esencial y necesaria a los bocadillos y viandas de buena estampa y contenidos rotundos que eran naturalmente, catados, degustados y saboreados por toda la fila sin derecho a réplica alguna.

Pasaban los mojones de “a legua” como arrobas de cansancio y por fin, Santiago de Compostela: parada, acomodo, habitación, y cena. Obviamente: prohibición expresa de escapadas nocturnas. Las puertas de la pensión se cerraban a las 10 horas. Prohibición evidentemente, superada por prácticamente la totalidad del grupo, volviendo a la pensión a la hora de apertura a la mañana.

Desayuno pacífico, domado por las tensiones de la expedición nocturno-clandestina, que nos encarriló a la razón central y formal del Viaje de Estudios-Fin de Curso: Visitar la Catedral de Santiago de Compostela, por dentro y por fuera, incluida una actuación en tiempo real del “BOTAFUMEIRO”. Los “responsables” de mover tal monumental artefacto a base de fuerza/sangre– tres o cuatro postulantes de cura vestidos al uso – sotana negra y sobre faldón blanco apuntillado – movían en viajes de ida y vuelta por los aires al llamado “Botafumeiro”. Enorme Cafetera Volante humeante, que como en un columpio de niños era desplazaba entre las bóvedas de la Catedral los días de Misa Mayor y fiestas de guardar sin parar de exhalar chorros de neblina de incienso al Por Mayor – tipo reactor-, ante las miradas estupefactas y miedos reprimidos de la parroquia asistente a tal alabado y reconocido espectáculo público.

El asombro era normal. Un “Dispensador de Esencias” de varios quintales, podría salir despedido por las fuerzas centrífugas provocadas por el BAMBOLEO hipnótico de ida y vuelta de tal artefacto. Evidentemente en esta ocasión, no salió despedido, pero SI dejó en todo el espacio sacro, un regusto seco a cosa antigua y adormecedora para toda la jornada.

Finalizada la visita cultural- formativa, fuimos liberados y animados por la toma de aire fresco a la salida en la Plaza del Obradoiro. Nos sentamos todos juntos – incluidos los Profes – en las escaleras de la Catedral a fin de inmortalizar al grupo – vía fotografía analógica- un mes de Junio del año 1964. (Lamentablemente, dicha fotografía se ha extraviado). Y, retornar al punto de partida.

La vuelta de nuevo a las bases Lacianiegas, fue más tranquila y sosegada que la ida. Las canciones, por supuesto, decayeron. Las siestas adormecedoras se adueñaron de las largas horas del retorno por las misma trochas ya exploradas en el viaje de ida, devolviéndonos sanos y salvos a cada cual a su destino, con la responsabilidad de – en la vacaciones – de realizar un trabajo personal del Viaje a Santiago, que debía de ser entregado y evaluado en el mes de septiembre – finales – al comienzo del curso siguiente: 1965.

Por otra parte, la vuelta para Fede “El Rubiajo” escondía otra sorpresa, que consistió en un segundo viaje: Fin de curso hasta las llamadas –Vascongadas- Concretamente al término de Pasajes-Antxo – Barrio de Alza, donde residía una hermana de Isabel “La de Pedrosa”. Allí residía su hermana: Margarita González Vega – de profesión cocinera – que había sido trasladada a trabajar a San Sebastián desde Jaén, tras el fallecimiento de su esposo en la Guerra Civil. Tres primos vascos – de menor edad que Fede- fueron los que dieron forma, razón y sustancia a la estancia de un mes en el País Vasco, en un barrio- Altza – donde hablaban un idioma raro, de sonidos duros – al menos eso a mí me parecía – era, el Vasco…

Me asombró que en las fiestas de Pasajes-Antxo – mes de Agosto – se hicieran competiciones de arrastre de piedras pesadas sin ruedas con bueyes, que eran arrastrados por una especie de calle corta empedrada con” cantos de río “pequeños. Gritaban siempre los ¿ganaderos..? animando a los animales. Por supuesto no entendía lo que decían, pero se les notaba enfadados, tanto si los animales no tiraban, como si tiraban poco. Parecía que jugaban apuestas, y por eso picaban a los bueyes con una vara de avellano larga con un clavo corto en la punta… Por lo demás, había en las cercanías unas casonas bajas muy grandes, con madera entre las paredes, viendo como introducían a las vacas por debajo de la casona, a través de un portalón muy grande y abierto, con un tronco de madera en el centro, y en otras una gran arco de piedra – tipo castillo –

Las ovejas iban a otra parte de la casona (Caserío), que generalmente estaba al lado. Por el día estaban en los prados – que allí, decían: Landa – pastando hierba siempre muy verde, aun lloviendo. Las ovejas, todas iguales, llevaban las lanas muy largas, casi arrastrando por el suelo, hasta que una vez al año, las esquilaban tijera en mano…

Fede García González
Autor: Fede García González

Jirones XX. Garabatos mentales

Autor: FEDE GARCÍA 12 de Mayo de 2019

Villablino 2018. Lavadero de carbón cerca del río Sil.

Tras un cierto tiempo, desde el 9 de abril del pasado año 2018, se abre la puerta del interés personal a fin de continuar, esta especie de: monográfico a la intemperie de los hilvanes que dieron cuerpo a la niñez y adolescencia de un niño rubio – hoy adulto avanzado – al que le apodaban en “Las Colominas” FedeEl Rubiajo”. Se han olvidado en el calendario – 398 oportunidades de dar continuidad a esta especie de ¿revalida de la memoria…? que, puede incluir, algún garabato mental, producto de las neblinas que la lejanía del tiempo añade al repaso voluntario de septiembre-otoñal. Razones involuntarias y acontecimientos sobrevenidos, lograron silenciar de modo temporal la pluma, el palillero y la tinta “Waterman” de Fede – (sistema analógico de escritura en vías de extinción radical) –  a manos de las nuevas tecnologías, que no manchan los dedos de tinta, ni emborronan las cuartillas amarillas con restos de paja.

Estas visitas – recordatorio – a la memoria escondida, se volvieron a reactivar, tras una visita relámpago a Villablino con la familia, hace escaso tiempo. Apenas, unas semanas, nada más. Tiempo suficiente para re-andar unos caminos, unas veredas, y unas circunstancias que encajaron pieza a pieza el puzle de la imaginación, salvo algún imponderable irreparable que la realidad del devenir impone.

Pude comprobar el asesinato de las vegas y los prados, camino del puente de Hierro, para ir a las pozas de baño: “El Largo”… “La Concha”… etc, a  manos de un monstruo enorme de hierro y hormigón que había impuesto sus cimientos sobre unos prados, siempre verdes, con amapolas y margaritas sembradas a voleo. Habían sido esos prados el sustento de un ganado específico, y también, el tablero de juegos tras las siegas de verano, de unos niños y niñas – casi todos de “Las Colominas”, que se aventuraban a colonizar de modo temporal los mismos.

Ese monstruo colosal – hoy, en silencio – es una especie de esfinge frustrada en honor al horror del progreso al minuto. Sus desechos, por miles de toneladas – habían sido depositados a pie de ribera del siempre altivo Río Sil. Habían rellenado las graveras que la paciencia del rio en millones de años había construido, sin quejarse. El paso por la “Concha”, seguía siendo el mismo: estrecho, ondulado, peligroso, y la playa-rocosa a la altura de “El Molinón”, era una especie de espacio natural – sin proteger – adornado por las hierbas y flores, que habían hecho fortuna entre las rendijas y las entretelas de las rocas. El silencio dominante – ningún lacianiego, ni guaje, ni adulto, con caña o sin ella, perturbaba la melodía de fondo de las aguas – casi bravas – en su camino hacia el abrevadero reventón de la presa de “Las Rozas”.

Esa vereda – casi clandestina – porque, para ser paseada, es necesario hacerlo con cayado de boj, o vara de avellano verde, dispone de un pequeño y casi oculto acceso a la altura del hoy – extinto – puente colgante de las aguas potables de hace unas décadas, en la bajada del camino de “La Muela”. Camino, casi motorizado, aunque, aún se mantiene, el acceso natural a “La Muela”, por el sendero de cabras, que cruza el robledal, hasta el Castro, paralelo al arroyo que desciende desde el Nevadin.

Allí, se puede comprobar, como los artilugios mecánicos de traslado, de la reposición de los residuos impertinentes del “Carbón-negro antracita”, han sido depositados – capa a capa – como si de un rascacielos inverso se tratara, por decenas de miles de toneladas, y sin, por otra parte, disponer de Plan-B alguno de emergencia ambiental, ni presente ni futuro, por si Don Gildo, levantara la cabeza. Una pena. Pero, a la vez, una desgracia más, que ha pasado factura sin derecho a devolución, en cuanto al resarcimiento efectivo y la correspondiente reposición de los prados en su esplendor  milenario ya desaparecido.

Los sopletes ya habían desmontado, alguna parte del espinazo del ascensor de residuos industriales contaminantes. Allá estaban, volteados, oxidados, quizá a la espera, de que algún responsable, o empresa, o vaya usted a saber quién, los facture a la Fundición Auxiliar más próxima, sin explicaciones, por el momento.

Villablino 2018. Antiguas escuelas graduadas.

En otros momentos, en los paseos hacia el abismo de la memoria, alcancé y alcanzamos, por dos vías, las escaleras de piedra de acceso bilateral a las antiguas Escuelas Graduadas, en la carretera a San Miguel y Villager, y por la ronda/calle, hoy asfaltada, desde la Plaza de Villablino al Extinto- Cine Muxiven y a las Escuelas. En ambas vías, la “Suerte estaba echada”. Los patios de juego y expansión de las Escuelas Siamesas (Niños y Niñas) juntos, pero no revueltos, habían sido ajardinados sin demasiado esmero. Por tanto, se había acabado el griterío de tumulto imparable en las salidas al recreo y al finalizar las clases mañana y tarde. Un silencio catastrófico era el rey del tiempo.

Ni resbalones, ni empujones, ni meriendas volando, ni juegos naturales, ni tablet, ni smartphone inoportunos y alienantes. Se acabó, el yo soy el primero, porque me da la gana y además te puedo… recurso inapelable del más broncas de la clase, que siempre se arrugaba, ante otros de menor edad, que podían hacerle frente, y además, no le chivaban los deberes o las preguntas del So-Maestro.

Los colores de las Escuelas – su pintura – las paredes, habían sido restañadas en alguna ocasión. No demasiadas. El interior de las aulas estaba arrasado, como si hubiera pasado un ciclón natural. Algún pupitre volcado, y algún mapa desvencijado. Ruina, en definitiva. Abandono programado y desidia municipal en estado de insolvencia mental.

Villablino 2018. Antiguo cine Muxivén.

Respecto del Extinto-Cine Muxiven, había pasado de ser el centro de culto del paisanaje de Villablino, los sábados/noche, los domingos sesiones primera tarde/menores y tarde/noche, adultos, con películas muy al día del momento: Reestrenos, casi siempre, habiendo pasado previamente, por el Visto/Bueno, de Don Gildo. Cine – ruinas de cine – sellado a cal y canto, como un simple sarcófago, tal y como confirmó la vecina de enfrente. El cine Muxiven, había sido sacrificado para siempre, en su versión previa. Quedaban los ojos ovalados de respiración interior –siempre abiertos – como espantados de que su fin era irreversible – Dan la impresión de que no aceptan el veredicto de un sacrificio cultural ya añejo y olvidado. Quizá, alguna promotora, o entidad pública, se atreva a rehabilitar una ruina que enriquezca la memoria colectiva. A saber…

Autor fotografías: Fede García González

Fede García González
Autor: Fede García González