Vegarienza

Casa de los abuelos del autor en Vegarienza. Imagen tomada desde el campanario.

Casa de los abuelos del autor en Vegarienza. Imagen tomada desde el campanario.

El autor ha estado relacionado con Vegarienza (Omaña) desde muy niño, siendo la casa de sus abuelos maternos la referencia de todos sus veranos y algún que otro invierno. Numerosos relatos están circunscritos a este entrañable lugar.

Los señalados con (f) contienen fotografías de la época.

LA VIDA CON LOS ABUELOS
La vida con los abuelos en Vegarienza (f) (aprendiz de omañés)
La escuela de Vegarienza (del conocimiento y otros asuntos)
El río Omaña (f) (todos éramos furtivos)
La bicicletona (niños descoyuntados)
Los oficios (artesanos que ya no veremos más)
Trashumancia (f) (el trajín del mundo)
Síndrome de Diógenes (el reciclado hecho arte)
Navajeros (¿MacGyver era omañés?)
La Cuesta (f) (las peñas del DNI)
Guardianes del camino (irritante progreso)
¿Echas un pito? (carbazas, el tabaco omañés)
Aguja, hilo y un huevo duro (mujeres hiperactivas)
La farmacopea (vivíamos de milagro)
Dieta mediterránea (en Vega hay playa)
El desván (f) (leer y fisgar)

LA VIDA DESPUES DE LOS ABUELOS
Del burro a la bicicleta (atraídas por el leñero)
Dolce far niente (f) (a la omañesa)
Asustando grajos (aprendiz de escopetero)
Quinta columna (f) (las truchas son nuestras)
Familia numerosa (f) (la diáspora permanente)
El Camino Omañés (¡el camino es mío!)
El Pradón (f) (zapatero a tus zapatos)

LAS TAREAS DEL CAMPO
La cosecha del pan (como en la Edad Media)
La siega de la yerba (la gran despensa)
Guerra al escarabajo (patatas de donde las pepitas de oro)
La leña (escupirse en las manos era de hombres)
Sacar el agua del río (el frailecillo de Selima)
Verde que te quiero verde (f) (el paisaje solo era materia prima)

PERSONAJES
El bisabuelo Bernardino (f) (hombres de los de antes)
El abuelo Emilio de la Calzada (f) (maestro labrador)
La abuela Honorina (f) (en el valle de lágrimas)
El tío fraile (f) (remedios amazónicos)
El tío Aecio (f) (cazador y cuentista)
El tío Baldomino (f) (volutas fascinantes)
Juan el cobrador (surcando Omaña)
Salvador el acordeonista (f) (botellón en Vega)
Casa Selima (f) (altas y pringonas)
Genaro el del herrero (la bicicleta pecaminosa)
Don Abundio el ecónomo (f) (dogma, el justo)
El primo Manolo (f) (los recuerdos perdidos)
El tío Pepe (f) (en un rincón de tu memoria) (13-8-2017)

SENSACIONES
Sensación de importancia (aquellas primeras comuniones)
Sensación de vergüenza (sufridos colchones)
Sensación de fortaleza (el pretil de Nela)
Sensación de bienestar (hojas y nubes)
Sensación de placer (Ciencia y lentejas)
Sensación de desvalimiento (f) (rumor de cantos rodados)
Sensación de atontamiento (f) (los sonidos de Omaña) (10-9-2017)

RELATOS
La estampa (el demonio anda suelto)
El trato (f) (imitando a los mayores)
La culebra (f) (maldad a edad temprana)
El lobo (el miedo ancestral)
Por si acaso (las mujeres traen complicaciones)
La trastada (tradiciones insanas)
El milagro (f) (la fe, ¿modifica la realidad?)
Las Llamas de Castriello (terreno de libertad)
El burro de tío Baldomino (y algo de Matemáticas)

MISCELÁNEA
Los curimozos (de las Tablas de la Ley a Twitter)
Por aquí no pasó la guerra (el burro comunista)
El cuarto mandamiento (el molino y la sardina)
El gran salto (f) (hombre rico, hombre pobre)
El retorno (los “sin vacas”)
Caminito de Sosas (f) (antes polvo, ahora, como todos)
Hombres y bestias (la fuerza bruta)
Cangrejos en el río Omaña (crueles sibaritas)
Moros y cristianos (f) (me dicen que en Vegarienza hubo conventos ….. )
Crueldad innecesaria (perros fornicadores) (9-2-2016)

Nota: De casi todas las imágenes que encabezan los post y que no son propiedad del autor, se indica la procedencia. Pudiera ser que alguna de ellas esté protegida por derechos de autor, circunstancia de la que no se ha sido consciente al incluirlas. Si algún autor no desea que su fotografía figure en este blog, no dude en comunicarlo a través del correo electrónico emilio@garcia-sanchez.com y se eliminará de inmediato.

Anuncios

12 pensamientos en “Vegarienza

  1. Haber como empiezo , gracias a una prima que le hablo de esta pagina a mi madre , y gracias al autor de este escrito,,nos hemos emocionado leyendolo sobre todo mi madre , que es Mari la hija de Carola y Urbano , por lo tanto yo soy la nieta de ellos , y todo lo que escucho de mi abuelo Urbano para mi es emocionante , pues el para mi fue el hombre mas importante de mi vida , la mejor persona que conoci , y no creo que nadie la supere , .. muchas gracias

    • Hola Sandra, me alegra saber de tu familia de la que éramos vecinos en Vegarienza y con la que compartíamos algunas cosas como la era y El Pradico. Tu madre era unos años mayor que yo y quizá no se acuerde de mí, pues ella se fue de Vega pronto y no recuerdo haberla viso después. Dale recuerdos y dile que soy el hijo mayor de Dolores. Tu abuelo me dejó alucinado cuando le vi cruzar el río montado en sus zancos que luego le copié y a los que dediqué mucho tiempo hasta que conseguí cruzarlo yo también. Le recuerdo serio y reflexivo, con su cigarrillo colgando del labio y un cesto de mimbre al hombro yendo a buscar el verde para las vacas. Encerraba las ovejas en el pajar que tenía enfrente a nuestra casa y dudo que hubiera un solo día sin que nos viéramos a cruzáramos varias veces.
      Yo te agradezco a ti tus emociones, que es lo que me propongo al escribir mis recuerdos. Saludos.

      • Si si que se acuerda de ti , ya le di tus recuerdos , y espero conocerte algun dia , yo paso por Vegarienza dos veces en semana , y despues de tanto tiempo aun da cosina recordar aquellos tiempos ,un saludo

  2. Gracias Emilio por estos relatos tan entrañables que me transportan a aquellos maravillosos años aunque muchas veces a mi la nostalgia me vence y me hace sufrir en demasía.Pero vale la pena.Un abrazo y sigue.Pepe el de Floro.

  3. Emilio, leo tus relatos desde hace tiempo con cierta asiduidad, y no dejas de sorprenderme, ¡Menudo cabezón tienes! Yo siempre he alardeado de tener buena memoria y cuando repetidamente en los veranos en que estamos un gran grupo reunido en las noches de vinos en Selima sale el tema “Vega en nuestra niñez y juventud” entre unos y otros logramos recomponer y hasta aburrir a nuestros foráneos con tantas y tantas historias del pasado, pero, nada comparable con tus relatos, no se te escapa una.
    Creo que todos los que te seguimos (que somos muchos y cada vez más) estamos orgullosos de los ratos que nos haces pasar, y creo que semana a semana estamos esperando tus noticias.
    Bueno, me presento, soy José “el de la maestra” (Estela), y aunque soy poco proclive a hacer estos comentarios, me parece una injusticia disfrutarte tanto tiempo y no decírtelo publicamente

    • Hola Jose. No sabía de esas reuniones nostálgicas en casa de Selima. En mi caso soy incapaz de recordar cosas recientes que me comentan mis hijos o amigos, pero algunas cosas que me sucedieron en aquellos años en Vega están bastante frescas. Quizá la calidad de las neuronas jóvenes sean las culpables de haberlo dejado tan indeleble. Un abrazo.

  4. Amigo Emilio: esta tarde estuve en el Tanatorio para dar el pésame a tus tíos, en particular a Tere, que es a la que más veo y trato tengo, por el fallecimiento de Milce.Por un momento tuve el presentimiento de que iba a verte, darte un abrazo y comentar muchas cosas de todo cuanto nos transmites y vivimos,en tus extraordinarios relatos de aquellos maravillosos veranos.De manera somera me pusieron al corriente de los muy amargos tragos que has tenido en esta vida y por eso aún me parece más valioso todo lo que nos haces llegar y de esa forma.Te mando un fuerte abrazo y te deseo lo mejor.Pido a Dios por ti y todos los tuyos.Pepe el de Floró.

  5. por casualidad encontré esta página. Mi abuela es de Vegarienza, y mi bisabuela de sosas del cumbral. MIs bisabuelos, simeon Valcarce y Salomé garcia, Creo que son familia de Octavio y Anita, los panaderos, y recuerdo de pequeña ir a la tienda de selima a por chuches. Si hay algún Valcarce, seguro que descendemos del mismo arbol
    .

    • Hola, María. Ya es difícil encontrar gente de por allí que recuerde cosas, pero cuando lo haces empiezan a surgir relaciones familiares insospechadas. Probablemente entre tus antepasados y los míos también hubo alguna relación. Si algún día te acercas por el cementerio de Sosas podrás ver en las lápidas como se entrecruzan los apellidos. Recuerdo muy bien a Octavio y Ana. En la entrada “Por si acaso” relato una historia relacionada con ellos. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s